Tabú ¿Cómo ser buenos en la cama?

Tabú ¿Hay algo que se pueda hacer para ser “buenas o buenos amantes”?

Muchas veces escuchamos esta frase “ser buenos o buenas en la cama”, pero que tan cierto es que hay personas que son mejores a otras en los momentos íntimos.

Durante mucho tiempo tuvimos el peso y la incógnita de saber que tan buenos amantes somos, escuchamos muchas veces decir que tenemos que darlo todo y ser salvajemente ardientes, de lo contrario nos etiquetarían con pronombres poco agradables que nadie quiere tener. A veces creo que esto del “sexo” (tener relaciones sexuales) no lo pitaron de forma tan obscena y diabólica que se nos olvido lo más importante, hablar de nuestro gustos y ser abiertos con nuestras preferencias. Muchas personas viven preocupadas con el hecho de ser marcados como malos amantes, pero vamos! En el basto mundo del sexo, eso debería ser ínfimo en comparación con el placer que debes sentir en el momento del “Delicioso”. Algunos de mis clientes, vienen a MISS TENTACIONES preguntando justamente eso, como convertirse en buenas amantes para gustar más y despertar lujuria en su pareja. ¿Es esto posible?. Vamos por partes…

Cuando estamos en el delicioso y estamos disfrutando o aburriéndonos ¿es debido a nuestra pareja sexual?

Dejarle el peso de nuestro placer solo a la pareja, es un acto muy común en nuestra sociedad donde no se habla de sexo y menos de Placer. Es mucho más fácil culpar al otro por cosas que a veces ni siquiera sabemos que queremos o en muchos casos no entendemos, una de esas es como disfrutar de nuestro cuerpo. Hay muchos factores que pueden hacer que nuestras relaciones sexuales sean muy jocosas y que esto no dependa exclusivamente del grado de habilidad de nuestra pareja, sino que hay otros factores de mucho peso (en mi opinión, de mucho más peso).

Por tanto, cuando alguien disfruta mucho en la cama es el resultado de muchos factores, y la pareja tiene que ver ¡Claro que si!, pero no de forma exclusiva. Lo cual es un alivio, porque si no ¡que responsabilidad!

Además, cuando se habla de que una persona es “buena en la cama” ¿a qué nos solemos referir? ¿En qué es buena exactamente? Pues como aún hoy en día esta la idea de que se es bueno en la cama por el tamaño del miembro o por movimientos que se hacen en el momento de la penetración y solemos escuchar que mientras más fuerte sea la penetración mejor van a quedar parados. Lo curioso de esto es que a muchas personas, tanto heterosexuales, homosexuales, bisexuales o asexuales, la penetración no les interesa tanto. Además, no es un secreto que para muchas personas (sobre todo mujeres, aunque también hombres) la clave del éxtasis está en otros aspectos como una buen preliminar, una cena romántica hablando y coqueteando junto con comentarios jocosos puede llegar hacer un afrodisiaco potente para algunas personas, juegos, besos, chupetones… esto es, el coqueteo que en muchas ocasiones hacemos al principio de las relaciones, pero que tontamente perdemos cuando pasa el tiempo.

 Entonces ¿se puede hacer algo para ser “buenos en la cama”?

Personalmente, nos volvemos buenos en la cama cuando conocemos nuestro cuerpo y encontramos eso que nos vuelve locos. Hablar con tu pareja de lo que te gusta y no te gusta en la “cama” es tan importante como hablar de los sentimientos o de las cosas de la casa. La etiqueta ser “bueno en la cama” es muy amplia y no me gusta demasiado, nuestro placer sexual no debería ser responsabilidad de otras personas. Hay una cierta responsabilidad personal en el hecho de disfrutar: una persona que conoce bien su propio cuerpo, sabe dónde está su clítoris y como funciona (si hablamos de mujeres con vulva), es capaz de comunicarse y pedir de forma adecuada aquello que quiere y que desea y negarse a aquello que no…

Luego, por supuesto que hay aspectos importantes en un amante, esto es, cuestiones que favorecen o ayudan a tener química sexual con alguien, como por ejemplo:

  • El conocimiento te dará placer, no importa el genero. Tener educación sexual te ubica en las partes más sensibles de tu pareja. Así que tener un amante que se instruye es un plus para nuestro momento intimo.
  • LA MASTURBACION, disfrutar de nuestro cuerpo y saber cual es nuestro punto débil puede mejorar el acto sexual de forma exponencial. Es más fácil guiar a nuestra pareja a los puntos calientes para explotar más fácilmente.
  • Escuchar muy bien a tu pareja, independientemente de si la relación es esporádica o estable, es un elemento altamente afrodisiaco para muchas y muchos.
  • Cuidar aspectos como la seducción, ser generosos-as con el contacto corporal y las caricias, los mimos, los besos… No solo son importantes cuando se tiene intención de que la cosa “vaya a más”, tienen valor e importancia en sí mismos.
  • Ser capaces de comunicarse y hablar con la pareja sobre gustos, preferencias, estar abiertos o abiertas a sugerencias, y mostrar interés por lo que desea y da placer al otro.

Todo estos aspectos (tener una buena educación sexual, conocer el cuerpo del otro, buen trato, la comunicación…) nos proporcionan recursos valiosos para entendernos con nuestras parejas sexuales, pero como no a todas las personas les da placer lo mismo, hay que tener en cuenta que es necesario aprender a conocerse y conocer al otro para saber que desea y que le gusta. No a todo el mundo le gusta lo mismo, es importante aprender a conocer al otro para saberlo, y esto también es importante: hay parejas que disfrutan mucho más pasado un tiempo de conocerse por este motivo. A disfrutar también se aprende.

Facebook
Twitter
LinkedIn

Más
Articulos

error: Content is protected !!